Compartir

Tras un año de investigación en diferentes provincias, la Policía Nacional detuvo a ocho personas -e imputó a otras dos- en una operación contra la pornografía infantil en Internet en la que se han practicado diez registros en Galicia, Asturias, Andalucía y Madrid. Cuatro de los arrestados, que idearon prácticas aberrantes con menores como secuestros y orgías, ya han ingresado en prisión.