Compartir

El Consejo de Ministros israelí ha aprobado este domingo el proyecto de ley para que los ultraortodoxos comiencen ha prestar el servicio militar obligatorio a partir de 2017. Sólo 1.800 ultraortodoxos de cada quinta quedarán exentos por méritos académicos en su estudio de la Torá o ley judía. Un total de 14 ministros han votado a favor del proyecto de ley, frente a cuatro que han votado en contra, según informa el diario israelí 'Yedioth Aharonoth' en su edición digital.

El proyecto fue presentado en mayo por una comisión expresamente creada para elaborar esta ley y que estaba encabezada por el ministro Yaakov Peri. El texto recomendaba que los ultraortodoxos que se negaran a hacer la 'mili' fueran imputados por la vía penal, aunque también contempla una prestación social sustitutoria.

Tras la votación, el primer ministro, Benjamin Netanyahu, ha comparecido para manifestar su compromiso con una “implantación gradual” de la medida, “teniendo en cuenta las necesidades especiales de la población 'haredi'”, palabra con la que se denomina en hebreo a los ultraortodoxos que se dedican únicamente al estudio de la Torá y el Talmud. Hasta ahora los estudiantes de las escuelas religiosas o 'yeshiva' podían pedir seis meses de aplazamiento que podían encadenar indefinidamente. “Tenemos dos objetivos en mente: integrar a los jóvenes 'haredi' en el Ejército israelí y en el servicio civil e integrarles al mundo laboral”, ha explicado Netanyahu.

Fuera del servicio militar obligatorio quedan ahora sólo los ciudadanos drusos y árabe-israelíes. “También creo que es muy importante integrar a los árabe-israelíes. El borrador está incompleto, pero se debe abordar esta cuestión”, ha argumentado. El ministro de Finanzas y líder del partido Yesh Atid, Yair Lapid, ha destacado el “cambio histórico” que supone esta ley y ha asegurado que beneficiará tanto a los 'haredi' como a la sociedad israelí en su conjunto. “Habrá una igualdad real”, ha declarado Lapid antes del Consejo de Ministros.

En cambio, diputados de los partidos ultraortodoxos han lamentado la aprobación de la iniciativa. “Hoy es un día triste para el judaísmo 'haredi'. Este abuso del Gobierno contra la minoría 'haredi' bordea la persecución y la crueldad. Este será recordado como un día negro en la historia del movimiento de los asentamientos judíos”, ha señalado el diputado Meir Porush, del partido Judaísmo Unido de la Torá.