Compartir

“No pensamos que haya que llevar un ajuste presupuestario brutal hasta su máximo”, declaró la responsable del Fondo Monetario Internacional (FMI) en un encuentro de economistas celebrado en Aix-en-Provence (sureste de Francia).

“Habrá que tener una óptica a largo plazo”, agregó Lagarde, quien se refirió a los “errores” cometidos por el FMI en su valoración de algunas políticas aplicadas en ciertos países como consecuencia de parámetros que resultaron no ser fiables.

“Lo hemos hecho dos veces”, dijo Lagarde respecto a la revisión por parte del organismo que preside de planes propuestos en relación con medidas destinadas a afrontar la crisis económico-financiera.

“Y lo hicimos por escrito, hemos sido vilipendiados, pero es la tradición y el honor del FMI, decir que nos hemos equivocado”, agregó Lagarde.

“No previmos que fuera a producirse una gran crisis de liquidez”, puso como ejemplo la responsable del FMI, quien además se refirió a los retos que quedan por delante en materia de regulación de la actividad del sector financiero.

“La vigilancia eterna es indispensable”, comentó sobre la necesidad de contar con un marco reglamentario más estricto en relación con las instituciones financieras y recordó que la ausencia de regulación antes de la crisis está en el origen de esta.

Añadió que lograr la recuperación del crecimiento económico es esencial porque “es el mejor proveedor de empleo”, después de recordar que hay 200 millones de parados en el mundo y que el 12 % de ellos están en los países de la zona euro.

“Muchos países tienen que comprometerse en reformas estructurales para liberar productividad”, recetó Lagarde, quien abogó por un mayor esfuerzo en relación con el empleo de las mujeres para impedir que persistan en muchos países las diferencias salariales con los hombres.