Compartir

El artefacto explosivo estaba colocado en un vehículo policial cerca de la sede del Ministerio de Interior en la capital yemení.

Ningún grupo ha reivindicado por ahora el ataque.

La situación de seguridad en Yemen se ha deteriorado por la presencia de Al Qaeda y otros grupos extremistas, y desde que en enero de 2011 estallaran revueltas populares contra el presidente, Ali Abdalá Saleh, que finalmente cedió el poder a su vicepresidente Abdo Rabo Mansur Hadi en febrero de 2012.