Compartir

“Como jefe de Estado y de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, he decidido ofrecerle asilo humanitario al joven estadounidense Edward Snowden para que en la patria de Bolívar y de (el fallecido mandatario Hugo) Chávez pueda venir a vivir de la persecución imperial norteamericana”, afirmó Maduro en un acto militar del Día de la Independencia.

El mandatario agregó que varios gobiernos de América Latina han expresado su deseo de asumir una posición similar a la de su país, aunque no dio detalles.

Anteriormente el viernes, Nicaragua dijo que podría dar asilo a Snowden, tras recibir una petición del ex contratista estadounidense.

“¿Quién viola la ley internacional?, un joven que ha decidido en una actitud de rebeldía, decir las verdades del espionaje de los Estados Unidos contra el mundo, o un gobierno como el de Estados Unidos, o un poder como el poder de las élites imperialistas que espían al mundo entero”, agregó Maduro.

El mandatario no aclaró si el Gobierno venezolano ha recibido una solicitud de asilo del estadounidense.

La Casa Blanca declinó hacer comentarios sobre la oferta de asilo realizada por Maduro, refiriendo las preguntas sobre el tema al Departamento de Justicia de Estados Unidos.

WikiLeaks informó el viernes de que Snowden había pedido asilo en seis países más, con lo que eleva a unas 20 las solicitudes de protección ante las acusaciones de espionaje por parte de Estados Unidos.

Snowden, un ex empleado de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) requerido por Washington bajo acusaciones de espionaje, estaría viviendo en un área de tránsito del aeropuerto de Moscú desde que arribó a la capital rusa el 23 de junio desde Hong Kong.

El presidente ruso, Vladimir Putin, se ha negado a extraditar al ex contratista y altos cargos de ese país están satisfechos por haber logrado mantenerse fuera de la influencia de Washington desde que Snowden revelara detalles de programas secretos de vigilancia del Gobierno estadounidense.

Moscú también ha dejado claro que Snowden es un invitado cada vez más desagradable, debido a que mientras más tiempo se quede, mayor es el riesgo de que dañe las relaciones con Washington.