Compartir

El mandatario reiteró su “apoyo al proceso de pacificación” iniciado por el armisticio de las pandillas, en el marco de una reunión con uno de los mediadores de la “tregua”, Raúl Mijango, exdiputado del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), indicó el boletín.

Asimismo, insistió en que su Gobierno “ni antes, ni ahora, ni más adelante otorgará beneficios a quienes han sido condenados por la justicia”, agrega el documento.

La reunión se llevó a cabo en Casa Presidencial la noche del jueves, luego de que Mijango declarará a la prensa que en menos de “72 horas” la repentina alza de homicidios que se registran desde hace ocho días en el país serían reducidos.

Según el documento, el encuentro fue para pedirle explicaciones a Mijango sobre dichas declaraciones.

La “tregua” consiste en que los pandilleros no se maten entre sí, y desde su ejecución ha disminuido los homicidios en alrededor del 52 %, según el Gobierno.

Desde la implementación de la “tregua” el promedio diario de los homicidios bajó de alrededor de 14 a 5; sin embargo, en los primeros días de este mes la cifra subió drásticamente a “16 homicidios”, de acuerdo al director del Instituto de Medicina Legal, José Miguel Fortín.

Este viernes aseguró que durante los primeros días de julio los homicidios “prácticamente se han duplicado y esto ha sido que hay 66 homicidios hasta las ocho de la mañana (hora local) de hoy”, precisó.

Las políticas gubernamentales de persecución y represión contra toda actividad delictiva y criminal, incluyendo las que realizan las pandillas, “continuarán de manera inalterable”, destaca el boletín.

Mijango aseguró el jueves que una de las principales causas de esta alza de los homicidios “es que fue descabezado el Gabinete de Seguridad Pública, que es el que facilitó condiciones para que el proceso (entre las pandillas) se desarrollara normalmente”.

Los generales David Munguía Payés y Francisco Salinas, exministro de Seguridad y exdirector de la Policía, respectivamente, dejaron sus puestos por orden de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, que anuló en mayo pasado sus elecciones por ser militares.

Dentro del Gobierno, que niega haber negociado con las pandillas, Munguía Payés fue el principal defensor de la “tregua”.