Compartir

Obama, su esposa, Michelle, y sus dos hijas, Malia y Sasha, permanecerán en Camp David (Maryland) hasta el domingo, según la Casa Blanca.

Hoy, día casi festivo en Washington tras las celebraciones del 4 de julio, el presidente aprovechó la mañana para jugar al golf, una de sus pasiones, en la base aérea de Andrews junto con dos amigos, Marty Nesbitt y Eric Whitaker.

Nesbitt y Whitaker acompañarán a Obama durante el fin de semana en Camp David, de acuerdo con la Casa Blanca.

El presidente y la primera dama celebraron ayer el Día de la Independencia de EE.UU. con militares y sus familias en la Casa Blanca, con quienes disfrutaron de un concierto y una barbacoa antes de presenciar al anochecer los tradicionales fuegos artificiales.

Ayer fue, además, el cumpleaños de la hija mayor de los Obama, Malia, quien cumplió 15 años. EFE