Compartir

“Valoramos la liberación del Cabo Carlos Fabián Huertas como un gesto del ELN en la dirección correcta”, dijo el jefe de Estado en un mensaje a través de Twitter.

Santos ha condicionado en diversas ocasiones el inicio de un diálogo de paz con el ELN a que esta guerrilla libere a todos los cautivos que tiene en su poder y, en especial, al geólogo canadiense Jernoc Wobert, secuestrado en enero de este año.

El pasado miércoles, el mandatario pidió a la guerrilla “gestos” para que el Gobierno abriese una negociación con ellos a semejanza del proceso con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), iniciado en noviembre en La Habana.

Como respuesta a esta petición, el ELN liberó el jueves a Huertas en la localidad de Fortul (noreste, cerca de la frontera con Venezuela).

El militar cayó en manos del grupo insurgente el pasado mayo tras una emboscada de la guerrilla contra una unidad del Ejército en la que murieron once militares en zona rural del municipio de Chitagá, en el departamento de Norte de Santander (noreste).

El ELN es la segunda guerrilla del país con unos 1.500 combatientes en sus filas, según cifras gubernamentales, y ha insistido en su voluntad de iniciar un proceso de paz con el Gobierno similar al que éste mantiene con las FARC.