Compartir

En segundo puesto, quedaría EH Bildu con 21-23 escaños (21 ahora), seguido del PSE-EE, con 14 (16), y el PP con 9-10 (10), mientras que IU-Esker Anitza podría volver a la Cámara Vasca con dos escaños y UPyD mantendría el que tiene.

Estos resultados se desprenden del último Euskobarómetro, el estudio sociológico de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), elaborado el pasado mes de mayo con 1.200 entrevistas y que se ha difundido hoy.

El trabajo concluye que, a la vista de los datos obtenidos, la única alternativa de gobierno viable como resultado de unas hipotéticas elecciones sería con el PNV en el poder apoyado por cualquiera de las otros tres fuerzas parlamentarias principales (EH Bildu, PSE-EE o PP).

El nuevo Parlamento reflejaría una “sólida” mayoría nacionalista (PNV-EH Bildu), pero también podría configurar una posible mayoría de izquierdas (EH Bildu, PSE-EE e IU-Ezker Anitza), mientras que el conjunto de las fuerzas autonomistas (PSE-EE, PP y UPyD) quedaría en minoría y sufriría un retroceso.

Por territorios, el PNV obtendría la primera posición en Bizkaia y Gipuzkoa, y disputaría la hegemonía en Álava con EH Bildu.

La coalición de la izquierda abertzale se quedaría en una segunda posición en Bizkaia y Gipuzkoa.

Respecto al número de votos y porcentaje, el PNV obtendría 350.000 votos (34 por ciento) y acusaría un retroceso “moderado” frente a los 383.565 (34,64 por ciento) alcanzados en los comicios autonómicos del pasado mes de octubre.

EH Bildu mantendría la segunda posición y con el respaldo de algo menos de 250.000 ciudadanos (24 por ciento) podría condicionar la mayoría de Gobierno.

En las elecciones de octubre de 2012, esta coalición integrada por la izquierda abertzale, EA, Alternativa y Aralar, consiguió 276.989 votos (25 por ciento).

El PSE-EE llegaría a más de 150.000 voto (18 por ciento), lo que supone mantener el retroceso iniciado en los pasados comicios autonómicos, en lo que obtuvo 211.939 votos (19,13 por ciento).

El PP también pierde apoyos, en lo que el estudio interpreta como “desgaste gubernamental” en Madrid, y logra 100.000 votos (10 por ciento) frente a los 129.907 del año pasado (11,73 por ciento).

IU/Ezker Anitza volvería al Parlamento con 45.000 votos (4 por ciento) y UPyD llegaría a los 30.000 votos (3 por ciento) desde los 21.492 actuales (1,94 por ciento).

El estudio subraya, no obstante, que el panorama electoral es “muy volátil” y se caracterizada por una “alta desmotivación”, sobre todo de los electorados socialistas y populares.

También se destaca una caída importante de la fidelidad de casi todos los electorados y un nivel de indecisión que se acerca al 30 por ciento.

La participación se situaría sobre el 60 por ciento, proporción que se podría superar en Gipuzkoa, pero que no se alcanzaría en Álava.

Los electorados de las autonómicas de 2012 con una mayor fidelidad de voto son los EH Bildu (85 por ciento) y el PNV (78 por ciento), seguidos del PSE-EE (64 por ciento), el PP (59 por ciento), UPyD (50 por ciento) e IU-Ezker Anitza (50 por ciento).