Compartir

El Gobierno estima que la tercera «y última» fase del plan de pago a proveedores municipales y autonómicos requerirá como máximo de 19.350 millones de euros que, en cualquier caso, «no supondrán un incremento de gasto público ni tendrán incidencia sobre el déficit público» porque se articularán como una mera transformación de deuda comercial ya reconocida en deuda financiera.Así consta en la memor…