Compartir

PARIS (Reuters) – El expresidente francés Nicolas Sarkozy perdió el jueves su batalla contra una decisión de auditores electorales que determinaron que su partido conservador UMP excedió su presupuesto durante la campaña para las elecciones de 2012.

El fallo del Consejo Constitucional contra el ex mandatario hunde al opositor UMP en una crisis financiera, dado que se le ordenó pagar 11 millones de euros en fondos estatales que fueron concedidos, en una medida punitiva por superar el presupuesto.

En Francia, la financiación electoral está restringida, las grandes donaciones no están permitidas y el Estado subvenciona los gastos de campaña.

Se trata del último revés para el partido después de un año tumultuoso en que se vio afectado por divisiones en torno al liderazgo después de la derrota de Sarkozy ante el ahora presidente socialista François Hollande en mayo de 2012.

También crea otro dolor de cabeza para Sarkozy, que ha sugerido que está evaluando regresar a la política para las elecciones de 2017 y se ha visto empantanado en una serie de casos legales.

En una rápida reacción ante el veredicto, Sarkozy dijo que renunciaría a su puesto como miembro del Consejo Constitucional, una institución que resuelve asuntos como disputas electorales y que otorga automáticamente la membresía a los ex presidentes.

El consejo, que cuenta con 12 miembros incluyendo a Sarkozy, ratificó una decisión de diciembre del 2012 del organismo de supervisión de campañas electorales indicando que los gastos de promoción del ex mandatario para la segunda vuelta contra Hollande alcanzaron una suma excesiva de 22,4 millones de euros.

Mientras que el organismo supervisor calculó un gasto adicional no permitido de 300.00 euros (390.000 dólares), la corte dijo que Sarkozy superó el presupuesto en 466,118 millones de euros, o un 2,1 por ciento sobre el límite impuesto.

El líder del partido UMP, Jean-Francois Cope, dijo que se reuniría con su equipo la semana próxima para examinar la posibilidad de presentar algún recurso legal.

Sarkozy está lidiando con una serie de problemas judiciales, entre ellos una investigación sobre el financiamiento a su campaña electoral del 2007.