Compartir

La Casa del Rey asegura que el Rey no tiene ya ninguna cuenta en el extranjero. Sí tuvo en el pasado. Al menos una, en Suiza. Fue en la que cobró la herencia de Don Juan que ascendía a unos dos millones de euros. Esa cuenta, según han asegurado hoy fuentes de Zarzuela, fue cancelada en 1995, pero su dinero no se trasladó a ningún lado sino que “se gastó”.

En un desayuno informativo, fuentes oficiales han señalado que hubo que pagar deudas y obligaciones contraídas por los condes de Barcelona y que el resto del dinero se destinó a “otras cuestiones” que no se especifican, pero que la citada cuenta quedó a cero.

Las mismas fuentes admiten que no pueden certificar que el monarca pagara los impuestos correspondientes por esa herencia porque carecen de la más mínima documentación a pesar de haber estado investigando este asunto durante cuatro meses. En todo caso, alegan que tienen la “convicción” de que así se hizo y de que los albaceas -fundamentalmente Luis Usía, fallecido hace años- cumplieron con los pasos preceptivos.

En ese mismo desayuno, un portavoz de la Casa ha admitido que viven como un “martirio” el proceso judicial abierto contra Iñaki Urdangarin por el caso Noós y ha expresado su deseo de que el sumario se cierre antes se que acabe el año.