Compartir

El Ministerio de Industria aprobó este miércoles media docena de órdenes por las que prorroga hasta finales de 2030 las concesiones de telefonía móvil otorgadas a dos de los principales operadores, Telefónica y France Telecom, dentro de las bandas de frecuencia de los 900 MHz, 1800 MHz y 2100 MHz, las más usadas para la prestación de servicios de comunicaciones. Este proceso ha supuesto unos ingresos adicionales para el Tesoro de 85 millones de euros.

El tercer mayor competidor del sector, Vodafone, optó por no acogerse a ese proceso de ampliación en la banda de 900 MHz, de modo que su concesión concluirá en enero de 2028. En la de 1800, no obstante, se ha prorrogado su permiso hasta el 31 de diciembre de 2030

Con esta decisión se culmina un proceso iniciado en 2011, cuando el Gobierno anterior ?en línea con los criterios planteados desde Bruselas? puso las primeras bases del llamado ?refarming? del espacio radioeléctrico, una combinación de medidas administrativas, financieras y técnicas destinadas a que una determinada banda estuviera disponible para nuevos usos o tecnologías (por ejemplo, el 4G).

En la práctica, gracias a la mayor eficiencia de los nuevos sistemas, esta medida permitirá a los operadores una clara reducción de costes, sobre todo en la banda ancha.