Compartir

Media hora después del inicio de la sesión, ese índice restaba 23,81 puntos para colocarse en las 14.908,6 unidades, al tiempo que el selectivo S&P 500 cedía el 0,36 % (-5,87 puntos) hasta 1.608,21, y el índice compuesto del mercado Nasdaq perdía el 0,22 % (-7,62 puntos) a 3.425,78 enteros.

El parqué neoyorquino registraba esas pérdidas moderadas en una jornada en la que expira el plazo dado por las Fuerzas Armadas egipcias para que el presidente, Mohamed Mursi, atienda “las demandas del pueblo”, en aparente alusión a la convocatoria de elecciones anticipadas que reclama la oposición.

A la tensión en Egipto, que disparaba el precio del petróleo de Texas hasta los 101 dólares por primera vez en un año, se sumaba la crisis política en Portugal tras la dimisión de dos ministros, que volvía a poner presión sobre la deuda de ése y otros países de la periferia europea.

En todo caso, las pérdidas eran moderadas gracias a que esta jornada se conoció que el sector privado de EE.UU. creó 188.000 empleos en junio, más de lo previsto, y que las solicitudes de subsidio por desempleo bajaron la semana pasada, lo que eleva las expectativas para el informe de empleo que se conocerá el viernes.

De todos modos, el volumen volvía a ser bajo en esta jornada que será más corta de lo habitual (Wall Street cerrará a las 17.00 GMT) debido a la celebración del Día de la Independencia en este país, que mantendrá cerrados los mercados el jueves.

Así, dos tercios de los componentes del Dow Jones se colocaban en terreno negativo, liderados por el productor de aluminio Alcoa (-1,92 %), Bank of America (-1,01 %) y el fabricante de productos para el hogar Procter & Gamble (-0,91 %), mientras que el lado positivo de la tabla lo encabezaba la tecnológica Cisco (1,27 %).

Fuera de ese índice subían las tecnológicas Yahoo (0,64 %), Apple (0,31 %) y Google (0,3 %), mientras que bajaban BlackBerry (-0,62 %) y Dell (-0,34 %), entre otras.

En otros mercados, el oro ascendía hasta 1.249,2 dólares la onza, el dólar se mantenía sin cambios frente al euro (que se cambiaba por 1,2979 dólares), y la rentabilidad de la deuda estadounidense a diez años retrocedía al 2,475 %.