Quantcast

Passos Coelho no acepta de momento la renuncia del ministro de Exteriores

El dirigente conservador afirmó que intentara “aclarar” la posición del Centro Democrático Social Partido Popular (CDS-PP), cuyo líder Paulo Portas, anunció hoy su renuncia “irrevocable” disconforme con la sustitución del ministro de Finanzas, Vitor Gaspar, que dimitió ayer, por Maria Luís Albuquerque.

El ministro de Exteriores de Portugal, Paulo Portas, líder de los democristianos que garantizan la mayoría absoluta del Gobierno luso, presentó una petición de dimisión al jefe del Ejecutivo 24 horas después de la dimisión de Vitor Gaspar como ministro de Finanzas y artífice de las políticas de austeridad aplicadas. Gaspar fue el artífice de las políticas de austeridad aplicadas desde junio de 2012 bajo el rescate financiero luso, a las que en los últimos meses puso diversas objeciones la formación de Portas, el Centro Democrático Social-Partido Popular (CDS-PP). El anuncio del titular de Exteriores causó sorpresa en Portugal y se conoció poco antes de la toma de posesión de Albuquerque como ministra de Finanzas.

Con la nueva renuncia se abre la tercera crisis ministerial en el Gobierno conservador de Portugal, que vio dimitir el pasado 4 de abril, al ministro Adjunto y de Asuntos Parlamentarios, Miguel Relvas, en medio de un escándalo por irregularidades en la obtención de su título universitario. El jefe del Partido socialista, principal partido de la oposición, Antonio José Seguro, pidió una entrevista “urgente” con el presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva, para solicitar, según los medios portugueses, la convocatoria de elecciones anticipadas. Esta reunión se llevará a cabo el miércoles por la tarde, según la presidencia.

El actual gobierno de centro-derecha, dirigido por el primer ministro Pedro Passos Coelho, llegó al poder en junio de 2011 tras legislativas anticipadas convocadas por Cavaco Silva. Estas se celebraron después de que los socialistas entonces en el poder reconocieran el fracaso de su política económica y pidieran al FMI y a la Unión Europea (UE) un plan de rescate, en tres años y 78.000 millones de euros. A cambio, Portugal negoció con sus acreedores un severo plan de ajuste que precisamente Gaspar, emblemático ministro de Finanzas del gobierno de Passos Coelho, tenía que implementar.

Comentarios de Facebook