Compartir

El presidente estadounidense Barack Obama y su predecesor George W. Bush han rendido homenaje el martes en Dar es Salaam a las once víctimas mortales del atentado contra la embajada de Estados Unidos en Tanzania, ocurrido en 1998.

Obama y Bush han mantenido un minuto de silencio ante el memorial, un bloque de piedra con una placa grabada con los nombres de las víctimas, después de que un marine estadounidense depositara una corona de flores.

El homenaje conjunto ha tenido un importante valor simbólico ya que pocas veces un presidente y su predecesor aparecen juntos en público fuera de Estados Unidos.

Después del homenaje, Obama abandonó Tanzania, la última etapa de una gira africana durante la cual visitó Senegal y Sudáfrica.