Compartir

SIN mostrar ni un sólo atisbo de duda y con una rotundidad pasmosa, los agentes que participaron en la vigilancia y protección de los restos óseos que, presuntamente, pertenecen a los hermanos desaparecidos en Córdoba el 8 de octubre de 2011, garantizaron ayer que la cadena de custodia de los restos «jamás se ha visto vulnerada». Así se pronunciaron durante la vista oral al padre de los niños, Jos…