Compartir

Viajar con niños pequeños deja de ser un engorro gracias al creciente interés de las grandes cadenas hoteleras por crear ambientes y actividades que gusten a los más pequeños, así como ayudar con servicios pensados para padres. Ya sea en una escapada por España a un destino de playa o en un viaje por Europa, la lista de hoteles de ensueño que dan cabida a los niños es interminable. Esta es la selección que ha hecho DESTINOS entre la amplia oferta.

Fantasía en un castillo

Chateau de Saint Paterne. La agencia especializada en alojamientos que combinan estilo y encanto con planes para familias Mr&Mrs Smith propone una estancia en el castillo de Saint Paterne de Normandía. El edificio en sí, un castillo elegante y con una atmósfera más propia de siglos pasados, ya podría encender la imaginación de cualquier pequeño. Pero además, sus propietarios han pensado de qué modo padres e hijos pueden disfrutar de la estancia. Después de un día saltando en camas elásticas, chapoteando en la piscina al aire libre, poner a prueba sus habilidades deportivas en la mesa de ping-pong o explorar los bosques cercanos, pueden disfrutar de la cena adaptada a los pequeños paladares petite. Los padres, si quieren disfrutar de una cena romántica, pueden contratar el servicio de una niñera.

Ositos y PlayStation

Hotel Savoy de Florencia. La cadena Rocco Fortes Hoteles ha adaptado la oferta de diseño exclusivo de sus hoteles a planes familiares y detalles específicos para los niños. Uno de los ejemplos destacados es este alojamiento de Florencia, donde los menores de 12 años son obsequiados con osos de peluche y guías de la ciudad de dibujos animados a su llegada al hotel. En las habitaciones, las ?amenities? tienen un diseño infantil y, si quieren distraerse después de un día de museos , tienen a su disposición películas y PlayStation. Las comidas también incluyen menús adaptados, así como juguetes y libros para colorear. Todo pensado para eliminar tensiones. Como en Florencia, esta cadena hotelera cuenta con hoteles ?child friendly? en Praga, Bruselas, Roma, Manchester, Sicilia y Berlín, entre otros. Además, suelen incluir ofertas y descuentos especiales para que ningún miembro de la familia se quede en casa.

En busca del tesoro

Beachcomber hoteles. Es un destino clásico de luna de miel, pero el entorno tranquilo y paradisiaco también lo convierte en un lugar ideal para que los niños disfruten en libertad. La cadena Beachcomber, la principal hotelera de Isla Mauricio, es consciente de esto y han preparado sus establecimientos para que los padres regresen a la isla con toda su prole. Acompañados por personal cualificado, los niños de hasta 17 años pueden realizar excursiones en plena naturaleza, divertirse en el miniclub Bob Marlin con juegos como buscar un tesoro o las mini-olimpiadas, con actividades de iniciación a deportes terrestres y acuáticos. Además, también se organizan excursiones en bicicleta o en barco con fondo de cristal, snorkel, pesca con caña o paseos en piragua, que propician el contacto con la naturaleza. Este verano, para conmemorar sus 60 años de vida, Beachcomber tiene ofertas especiales para las familias, que obtendrán un 60% de descuento para los niños de hasta 17 años que se alojen en su propia habitación.

Biblioteca y papel maché

H10 Sentido Bahía Blanca Rock. El hotel H10 Sentido Bahía Blanca Rock, situado en Lanzarote, es quizá uno de los hoteles de las Canarias con más recursos para los niños, sobre todo, porque su especialidad reside en dividir las distintas actividades por grupos de edad. Así, para bebés de 6 meses a 3 años, tiene un servicio de guardería con juegos al aire libre, manualidades o lectura en una biblioteca infantil. Para niños de entre 9 a 12 años organizan juegos en la piscina, competiciones deportivas (ping-pong, waterpolo, petanca, fútbol), gymkhanas, trabajos manuales (arcilla, papel maché) y, en una gran sala, campeonatos de Play Station, Wii, X-Box Kinect, a lo que suman sesiones de cine. En recepción, además, ponen a disposición de los huéspedes cunas, bañeras, termómetro, orinales, calienta biberones y batidoras. Perfecto para viajar solo con el equipaje imprescindible.

Un club junto al mar

SH Villa Gadea. Altea es un pequeño pueblo alicantino de casas blancas encaramado a un acantilado que mira el mar. Contrario a la imagen de los rascacielos de Benidorm, es un destino para dejarse llevar entre pequeñas calles empedradas y establecimientos llenos de encanto. Aquí, SH Hoteles cuenta con Villa Gadea, especialmente pensada para la estancia de familias. Cuentan con un miniclub abierto durante los meses de verano, dirigido a niños de 4 a 10 años, vigilado por personal cualificado. Entre las actividades programadas por el hotel, incluyen a los más pequeños. En la programación de sus tarifas, esta cadena hotelera también tiene en cuenta la visita de la familia al completo, con promociones y descuentos especiales.

Un día con Pedro Picapiedra

Sol Meliá Hoteles. La cadena Sol ha adaptado en sus hoteles zonas temáticas dedicadas al mundo de los Picapiedra. Los pequeños seguidores de la familia troglodita más famosa de la tele podrán comer ?brontoburgers?, jugar con el simpático Bamm Bamm e incluso conducir un troncomóvil. Cómo no, tienen un Yabba Dabba Doo Bazar, donde podrán llevarse un recuerdo de tan peculiar estancia. Tanto las actividades como la zona temática están dividas por grupos de edad, desde los cuatro meses a los preadolescentes. En la actualidad, ocho hoteles de esta cadena cuentan con estas áreas temáticas.

Libres en una casa rural

En Ibiza. Una casa rural de lujo en el interior de Ibiza puede parecer, a priori, una opción poco obvia para viajar con niños, pero tal y como destaca la citada web especialidad Mr&Mrs Smith, la encalada casa Atzaró sí lo es. Cada habitación tiene una terraza privada, y algunas de las villas fuera del edificio principal tienen cocinas. Los extensos terrenos son buenos para los jóvenes exploradores, y la piscina, spa y sauna puede salvar al padre más estresado. Hay escuelas de buceo buena en Cala San Vicente (en el norte de la isla) y en la zona de la Marina de Santa Eulalia (para niños de más de 12 años).

Entre animales

Valle del Jalón. Este enclave es, el Caserío del Mirador, se encuentra en el valle del jalón. Para las personas que dirigen este complejo la familia es un valor fundamental y por ello han dispuesto todo para que los padres puedan pasar el mayor tiempo posible con sus hijos en el mejor ambiente. Debido a que el perfil de este lugar está muy marcado, los niños también tendrán la oportunidad de hacer otros amigos durante las vacaciones y, quizá lo más importante, en un entorno seguro. A pesar de que jugar en la piscina e ir a la playa serán los puntos fuertes en el menú de ocio de cualquier niño, aquí se encuentran con otras actividades: en las inmediaciones de la casa hay un foso de arena, pueden montar en tractores, tienen a su disposición materiales de arte para hacer manualidades y todo tipo de juguetes. En cuanto a los columpios, están adaptados por edades. Por último, e inherente al ambiente campestre que los propietarios de esta casa rural han querido explotar, los pequeños también tienen la oportunidad de conocer más de cerca a los animales de la casa, cada uno con su nombre: la gata Rosa, los gatos Archie y Benky, Polly y Pepe son las cabras de la casa, Ruby un caballo palomino y Furia, el pony. Beryl y Cheryl son dos cerditos que completan la granja.