Compartir

El presidente de la Junta de Andalucía y del PSOE, José Antonio Griñán, ha afirmado que no descarta ceder el paso a Susana Díaz, consejera de la Presidencia e Igualdad y señalada como posible sucesora, si eso sirve para “hacer más fácil la transición”.

En una entrevista en la Cadena Ser, Griñán tampoco ha rechazado adelantar las elecciones andaluzas de 2016, y ha dicho que en función de “muchas circunstancias” podría delegar en Díaz para facilitar la transición en el Gobierno andaluz, algo que “no está ahora mismo en mi pensamiento pero puede ocurrir”.

Griñán ha alabado la “suavidad encomiable” de Susana Díaz para resolver problemas con IU, sus socios de Gobierno, aunque ha evitado manifestarle su apoyo en las primarias que mañana tiene previsto convocar el Comité Director del PSOE andaluz, que tampoco tendrá candidato, a diferencia de lo que ocurrió con Alfredo Pérez Rubalcaba en el PSOE federal, ha recordado.

Estabilidad del Gobierno autonómico

El presidente andaluz ha señalado que quiere agotar la legislatura hasta 2016, aunque ha dicho que pueden surgir distintos problemas, como el adelanto de las elecciones y “fricciones” con IU en el Gobierno que se pueden resolver mejor con otro líder.

Preguntado por si su decisión de no optar a la reelección a la presidencia de la Junta puede frustrar el Gobierno de coalición entre PSOE e IU, Griñán ha asegurado que no veía esa relación y que además su anuncio “fortalece” la unidad del Gobierno andaluz.

Griñán también ha dicho que si al anunciar que no se presentará a la reelección ha “provocado un roto” en el calendario del secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, “es que estamos hablando de una extrema debilidad”.

Rubalcaba presidirá hoy una reunión extraordinaria de la Ejecutiva Federal para analizar las primarias en Andalucía y, en su caso, dar el visto bueno, antes de que el Comité Director regional de mañana proceda oficialmente a su convocatoria.