Compartir

“En 2013, el gasto de la administración del Estado estará estrictamente controlado. No se gastará ni un euro más de lo que estaba previsto en el presupuesto”, subrayó Hollande en una entrevista publicada hoy por el diario “Ouest France”.

Sin embargo, reconoció que “la recesión” se está traduciendo en menores ingresos y que eso entraña “el riesgo de un déficit más importante del previsto”.

Para hacer frente a esa situación, el presidente socialista garantizó que durante este año no aumentará la presión fiscal, lo que significa que se tomarán “nuevas medidas de ahorro en 2014-2015 y no únicamente en (la administración) del Estado, sino también en las locales y en los gastos sociales.

El pasado jueves el Tribunal de Cuentas de Francia, como ya lo había hecho anteriormente la Comisión Europea, previno que Francia no cumplirá este año su objetivo de reducción del déficit, que será del 3,7 % del Producto Interior Bruto (PIB).

El Tribunal de Cuentas añadió que para cumplir con el compromiso francés ante la Unión Europea de bajar el déficit al 3 % del PIB en 2015, el gasto público debería experimentar un recorte de 13.000 millones de euros en 2014 y de 15.000 millones en 2015.

El Ministerio de Finanzas precisó el pasado viernes cómo pretende conseguir un ahorro de 9.000 millones el próximo ejercicio en las administraciones y en septiembre tiene intención de detallar cómo se conseguirán 5.000 millones suplementarios en los regímenes sociales.

Hollande justificó ante “Ouest France” los 10.000 nuevos empleos que se van a crear en la educación y puso el acento en que serán contratos subvencionados, pero no puestos de funcionarios.

“El objetivo es garantizar una mejor atención a los alumnos minusválidos, una mejor supervisión de los alumnos con dificultades, una mejor vigilancia de los centros. En resumen, aportar un mejor servicio educativo y favorecer la inserción profesional”, argumentó.

Sobre la reforma del sistema de pensiones que ha abierto su Gobierno, Hollande reafirmó que la línea de acción será aumentar el periodo de cotizaciones y que eso afectará a todos los regímenes.

“La regla será común, con criterios de diferenciación basados en que se tenga en cuenta el carácter penoso” del trabajo que se hace, indicó.