Compartir

Naciones Unidas, 12 nov (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, manifestó hoy su preocupación por las condenas a prisión impuestas en Birmania (Myanmar) en juicios sumarísimos a políticos disidentes por su participación en las protestas de septiembre de 2007.

El máximo responsable de la ONU "llama una vez más a la liberación de todos los presos políticos y a que se permita a todos los ciudadanos de Myanmar participar en el futuro político de su país, como parte de un proceso de reconciliación nacional integral", dijo en un comunicado la portavoz de la ONU, Marie Okabe.

Catorce activistas fueron sentenciados el lunes pasado a un total de 65 años de prisión y uno de ellos pasará 12 años y medio en la cárcel por haber acudido a las manifestaciones brutalmente reprimidas por el Ejército.

Durante las dos últimas semanas, 74 opositores han sido condenados por haber tomado parte en las marchas a favor de la democracia encabezadas por los monjes budistas.

"No es un secreto que los dirigentes militares de Birmania no tienen ningún respeto por la ley, pero estas pasadas semanas muestran una concentración de represalias dirigidas claramente a intimidar a la población", indicó hoy en un comunicado Human Rights Watch.

La mayoría de los disidentes juzgados, en ocasiones en procesos secretos, pertenecen al partido opositor de la Liga Nacional para la Democracia (LND) liderado por la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, y al grupo Generación del 88.

En muchos casos, las familias no han podido asistir a los juicios y muchos de los detenidos han sido desprovistos de defensa legal, al tiempo que cuatro de sus abogados también irán a prisión por haber protestado ante el tribunal.

Entre los recién condenados se hallan al menos tres periodistas, como el conocido "blogger" Nay Phone Latt, sentenciado a 20 años de prisión por haber informado de las protestas.

Según la Asociación para la Asistencia de Prisioneros Políticos en Birmania, con sede en Tailandia, en las prisiones birmanas están más de 2.100 disidentes políticos, más del doble de los que había antes de septiembre de 2007. EFE

jju/af