Compartir

Según la sentencia hecha pública hoy, la etarra es considerada
responsable de tenencia de armas d guerra y explosivos, después de acreditarse que sus huellas
dactilares aparecieron en uno de los pisos que el comando tenía en
la capital,
en concreto en el número 51 de la calle Doctor Fleming,
donde la Policía halló diverso material armamentístico y explosivo
en el registro que realizó en diciembre de 1996.

El tribunal de la Audiencia Nacional que la juzgó el pasado 28 de
marzo, presidido por Alfonso Guevara, detalla en la resolución
judicial que las huellas de Múgica Goñi se encontraron en vasos de
cristal, estuches de Cd, entre otros elementos, y una prueba
caligráfica determinó que su letra coincidía con unas anotaciones
manuscritas recogidas en la vivienda.

Entre el armamento intervenido por la Policía en el piso
figuraban cuatro tubos lanzagranadas, una granada, cinco kilos de
amonal, tres subfusiles
, 12 cajas de municiones del calibre 9 mm
Parabellum y varios temporizadores.

Seguimiento de altos cargos

Además, encontró informaciones sobre el seguimiento de militares,
guardias civiles, jueces, banqueros, abogados y periodistas
, aparte
de planos sobre objetivos terroristas, entre los que se incluían
centrales eléctricas, repetidores de televisión o estaciones
radioeléctricas.

Estaba también allí la placa de matrícula original del vehículo
que ETA utilizó para cometer el atentado contra el ex presidente del
Gobierno José María Aznar,
en abril de 1995, cuando era el líder de
la posición, en el que falleció una mujer y 15 personas resultaron
heridas.

Integrantes del 'comando Madrid'

El "comando Madrid", que también integraban Rufino Arriaga, Idoia
Martínez, Juan Antonio Olarra Guridi y Jon Bienzobas -ya condenados
por estos hechos-, estuvo operativo entre el 1 de octubre de 1995 y
abril de 1997
y tenía otros dos pisos en Madrid, en las calles
general López Pozas y Polibea.

Entre los asesinatos que cometió este comando figuran los del ex
presidente del Tribunal Constitucional Francisco Tomás y Valiente
(14 de febrero de 1996), del teniente coronel del Ejército de Tierra
Jesús Cuesta Abril (8 de enero de 1997) y del magistrado del
Tribunal Supremo Rafael Martínez Emperador (10 de febrero de 1997).

La ex dirigente etarra, detenida el 16 de septiembre de 2002
cerca de Burdeos, junto a Olarra Guridi,
en una operación conjunta
de la DNAT francesa y la Policía Nacional española, fue entregada
por Francia el pasado 9 de agosto.