Compartir

La Entidad del Medio Ambiente (EMA) deberá determinar la gravedad de la conducta de la vecina, que se puede enfrentar a multas desde 50 a 3.000 euros en función de si la sanción se califica de leve, grave o muy grave.

Los hechos se produjeron el pasado 1 de abril cuando unos agentes de la policía local de Castelldefels detectaron un gran reguero de agua en una calle del barrio de Montemar que les llevó hasta el lugar donde se estaban lavando unas alfombras con una manguera conectada a la red de agua potable. "Las alfombras eran de grandes dimensiones y se estaba malgastando mucha agua", según explicó la teniente de alcalde de Gobernación de Castelldefels, Mar Latorre.

Tres expedientes en 5 días  

Se trata de uno de los tres primeros expedientes que se abren en Castelldefels desde que el 31 de marzo entraron en vigor las sanciones de la Entidad del Medio Ambiente por malgastar agua. Las otras dos sanciones fueron contra vecinos que regaban sus jardines con agua potable.

La teniente de alcalde de Gobernación explicó que "la Generalitat y el Ayuntamiento han concienciado a la población en los últimos meses de la necesidad de no malgastar agua, pero siempre hay personas que no lo quieren o no lo pueden entender".

Según Mar Latorre, la policía local y los agentes cívicos realizan un control en toda la ciudad para detectar posibles abusos en el consumo del agua. "Antes de que se empezaran a aplicar sanciones, los agentes cívicos hicieron 35 advertencias sobre el uso incorrecto del agua", manifestó la responsable municipal.