Compartir

El duque de Edimburgo, de 86 años, ha sido admitido en el
hospital King Edward VII, en el centro de Londres y utilizado
normalmente por la familia real, para "el examen y tratamiento de
una infección pulmonar", dijo una portavoz palaciega.

"El programa de compromisos de su Alteza Real para el fin de
semana ha sido cancelado"
, agregó la misma fuente.

El marido de Isabel II tenía previsto asistir esta noche a una
cena de la organización de lucha contra el cáncer Macmillan Cancer
Support en un hotel de Windsor (afueras de Londres).

No ha anulado citas futuras

Sin embargo, el duque no ha anulado, de momento, sus compromisos
para la semana próxima, en la que tiene programado el lunes acudir a
una cena en el castillo de Windsor para celebrar el sexagésimo de la
creación del Estado de Israel, entre otros actos.

Un resfriado ya impidió este miércoles al príncipe asistir en el
castillo de Windsor
a un servicio religioso en memoria del
neozelandés Edmund Hillary, que fue la primera persona en alcanzar
la cumbre del Everest y falleció el pasado enero.

La última vez que se vio en público al duque fue la pasada semana
durante la visita de Estado que hizo al Reino Unido el presidente de
Francia, Nicolas Sarkozy, acompañado de su esposa, la modelo Carla
Bruni.

Buena salud

Pese a esta recaída, el marido de la Reina, con quien contrajo
matrimonio el 20 de noviembre de 1947, se ha caracterizado siempre
por ser un hombre muy activo que ha gozado en general de buena
salud.

Muchas de sus lesiones y padecimientos han estado relacionados
con la práctica de deportes, como cuando se fracturó en 1961 un
hueso del talón izquierdo debido a una colisión durante un partido
de polo.

En 1963, el príncipe, que no fuma y suele beber alcohol con
moderación, sufrió también otro percance jugando al polo que le
causó heridas en el brazo izquierdo, lo que requirió varios puntos
de sutura.

Nacido en junio de 1921 en la isla griega de Corfú, se casó con la
princesa Isabel en 1947 y en 1957 fue nombrado príncipe del Reino Unido.