Compartir

Así lo han informado fuentes del CGPJ, que han señalado que la propuesta será estudiada el próximo lunes por la comisión disciplinaria de este órgano, que podría sancionar al magistrado con el traslado forzoso, la suspensión e incluso la separación de la carrera judicial.

Inspección del CGPJ considera que Rafael Tirado, el
juez de Sevilla que no ordenó ejecutar la sentencia que condenaba
por abusos a su hija al detenido por la muerte de la niña Mari Luz
Cortés actuó con "pasividad" y con "dejación de funciones".

En un informe, este órgano propone a la
comisión disciplinaria abrir un expediente al titular del juzgado de
lo Penal número 1 de Sevilla, Rafael Tirado, por una falta muy grave
de desatención
del artículo 417-9 de la Ley Orgánica del Poder
Judicial (LOPJ), que puede ser castigada con la suspensión, el
traslado forzoso o la separación de la carrera judicial.

El lunes se estudiará el informe

En este informe, que será estudiado por la comisión disciplinaria
el próximo lunes, Inspección también propone archivar la
investigación abierta al juez de la Audiencia de Sevilla Javier
González,
que tardó casi tres años en confirmar la sentencia dictada
por Tirado, porque la falta muy grave de desatención en la que
podría haber incurrido ha prescrito.

El presunto autor de la muerte de la niña de Huelva Mari Luz
Cortés, Santiago del Valle, fue condenado en noviembre de 2002 por
el juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla a dos años y nueve meses
prisión por abusar de su hija menor y cuenta con otra condena de dos
años de cárcel que dictó el juzgado de lo Penal número 4 de Sevilla
en diciembre de 2004 por agredir sexualmente a otra menor.