Compartir


Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF/Adena
han exigido racionalidad, sostenibilidad y coherencia en la política de aguas y han rechazado que se realice el trasvase del Segre al Llobregat, a la vez que han solicitado la anulación del Tajo-Guadiana.

Estas organizaciones ecologistas reclaman, en un comunicado, coherencia en la planificación y la gestión hidrológica y en la protección de los ríos y acuíferos tal y como exige la Directiva Marco del Agua.

"Para evitar la tentación de que el agua sea utilizada de forma partidista o se impulsen costosas infraestructuras en los momentos de crisis", los ecologistas piden "respetar escrupulosamente la unidad de gestión de la cuenca hidrográfica y así cumplir esa directiva".

El Segre ya sufre las consecuencias de la sequía 

Respecto al trasvase del río Segre al Llobregat, planteado por la Generalitat de Cataluña para abastecer de agua al área metropolitana de Barcelona, alertan de que no se tiene en cuenta "la grave situación de sequía que afecta a la cabecera del Segre ni el caudal ecológico adecuado para preservar ese espacio protegido".

Además, una de las consecuencias de ese trasvase sería la disminución de la calidad del agua del embalse de Oliana en el Segre, que desde 2006 tiene la peor calidad ecológica de la cuenca del Ebro.

En cuanto a la posibilidad de llevar agua en barco desde la desalinizadora de Carboneras (Almería) a Barcelona, una de las soluciones que plantea el Gobierno, los ecologistas creen que "es un paradigma de la situación de incoherencia de la actual política de aguas, agravada por la presión de las comunidades autónomas".
"Resulta tremendamente grave que se esté trasvasando agua a Almería desde el exhausto Tajo, y al mismo tiempo se esté planteando la venta del agua desalada a Barcelona", denuncian.

El trasvase Tajo-Segura, ejemplo de "incoherencia" 

Así, las organizaciones ecologistas han pedido acabar con el trasvase Tajo-Segura, "otro de los ejemplos de una política hídrica incoherente", que pretende llevar agua a una zona sobreexplotada por decenas de miles de pozos ilegales, donde el 95 por ciento de los recursos los consume la agricultura de regadío".

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF/Adena consideran urgente la revisión de las concesiones y la eliminación de los pozos y extracciones ilegales en todas las cuencas afectadas por la sequía.

La alternativa

Como posibles alternativas para el abastecimiento de Barcelona, piden sustituir el agua de calidad que actualmente se utiliza en el regadío de las cuencas internas de Cataluña (incluso a pocos kilómetros de Barcelona) por agua residual depurada y destinar la primera al abastecimiento urbano, entre otras medidas.