Compartir

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, reconoció que las futuras ampliaciones de la Alianza hacia el Este de Europa son un contencioso en las relaciones con Moscú, aunque negó que en el Consejo OTAN-Rusia de hoy se produjera una confrontación.

En rueda de prensa, tras la sesión en Bucarest, el secretario general señaló que el espíritu del encuentro fue positivo y que se produjo una discusión "honesta y abierta, en la que no se ocultaron puntos de visita".

En la reunión de hoy, que cerró la cumbre de líderes de la Alianza, participaron por última vez los dos fundadores de este Consejo OTAN-Rusia, el presidente saliente de Rusia, Vladimir Putin, y el presidente de Estados Unidos, George W. Bush.