Compartir

La ayuda pública al desarrollo (ADP) representó en 2007 apenas una media del 0,28% del PIB de estos países, por debajo de los compromisos internacionales.

De esa tendencia se escapa España, la nación que más incrementó su asistencia al desarrollo el año pasado en términos reales, hasta suponer el 0,41% de su Producto Interior Bruto (PIB).

El Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentó hoy en Tokio su último informe anual, la víspera de que se reúnan allí los ministros de Desarrollo del G8 (países más industrializados y Rusia).

Entre los datos que incluye el documento destaca que España, con un aumento del 33,8% hasta los 5.744 millones de dólares, es el país que más aumentó su ayuda al desarrollo y mantiene su tendencia al alza, mientras cayó estrepitosamente en Japón, segunda economía del mundo.

Japón retrocede al quinto puesto 

Japón, hasta ahora tercer donante internacional, retrocedió por primera vez en 35 años al puesto quinto, detrás de EEUU, Alemania, Francia y el Reino Unido, con un recorte del 30% en su ADP en 2007, hasta un total de 7.691 millones de dólares, frente a 11.187 millones en 2006.

El contraste entre ambos países es más evidente si se comparan los porcentajes de contribución del Producto Interior Bruto en 2007: el 0,41% en el caso de España (un 0,32% en 2006) y un 0,17% en Japón (el 0,25% el año anterior).

El año pasado, los 22 grandes donantes que conforman el Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE aportaron una contribución al desarrollo de 103.700 millones de dólares en términos reales, por debajo de los 104.412 millones suministrados en 2006.

Como consecuencia, la asistencia al desarrollo representó en 2007 una media del 0,28% del PIB de esas naciones, también menor al 0,31% alcanzado en 2006.

Suecia, el más generoso 

Por países, no obstante, la contribución de la renta nacional bruta osciló entre el 0,93% de Suecia, tradicionalmente el país más comprometido con la ADP pero cuya ayuda bajó frente al 1,02% de 2006, y el 0,16% de Grecia y Estados Unidos, también por debajo de sus bajos niveles del ejercicio anterior.

Como ya ocurrió durante en 2006, la principal razón de la evolución negativa en la asistencia al desarrollo por parte de los países ricos fue la cancelación masiva de deuda de Irak y Nigeria, si bien también contribuyó un aumento leve para el resto de la ADP.

Así las cosas, el informe de la OCDE concluye que la mayoría de los 22 grandes donantes no están "en el camino" de alcanzar sus compromisos internacionales y deberán por tanto decidir "aumentos sin precedentes" para alcanzarlos en 2010.