Compartir

Más de 600 personas murieron debido a las explosiones de minas en el año 2007, según un informe difundido hoy por el Centro de Acción contra las Minas de la ONU en Afganistán (UNMACA), que ha destruido 350.000 minas en los últimos seis años.

"Las minas y explosivos han matado a más de 600 personas en el último año, lo que significa un promedio de 50 personas al mes", dijo en un comunicado el jefe de la UNMACA, Haider Reza.

Reza pidió una colaboración conjunta "de todos" para lograr una reducción en "el número de muertos, heridos y mutilados por las minas en Afganistán".
Afganistán, según el dirigente, es todavía uno de los países más minados del mundo, aunque en los últimos años se ha hecho un "gran progreso", en la destrucción de estos artefactos.

"Los programas de acción de minas han limpiado más de mil millones de metros cuadrados de terreno" por todo el país, añadió Reza.
La UNMACA dijo haber destruido más de 350.000 minas antipersonales, 19.000 minas antitanque y millones de elementos explosivos.

Afganistán está plagado de minas y otros artefactos sin explotar como resultado de tres décadas de guerras y violencia en el país, donde actualmente está desplegada la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) bajo el mando de la OTAN.

Mucho por hacer 

La UE cree que "aún queda mucho por
hacer
" para erradicar las minas antipersonales pese a que se han
realizado "significativos progresos", según una declaración de la
presidencia eslovena con motivo de la celebración del Día
Internacional por esta causa.

La Jornada Internacional Contra las Minas Antipersonales,
promovida por Naciones Unidas desde 2006, pretende concienciar a la
comunidad internacional sobre el peligro de estas armas explosivas,
que aún permanecen activas en muchos países como vestigios de
pasados conflictos armados.

En un comunicado, la presidencia europea de turno expresa "su
profunda preocupación sobre los grandes desafíos humanitarios que
todavía suponen las minas antipersonales y otra munición sin
explotar".

La presidencia eslovena también ha recordado que los países
miembros han destinado alrededor de 1.500 millones de euros en los
últimos 10 años a medidas políticas y científicas para erradicar las
minas antipersonales.