Compartir

"No es admisible que nos pidan más gestos de paz", afirmaron los jefes rebeldes Rodrigo Granda, conocido como el 'Canciller' y excarcelado, y Jesús Santrich, del bloque Caribe de la guerrilla, en una nota publicada por la Agencia Bolivariana de Prensa (ABP) en su página electrónica.

La divulgación del mensaje coincide con la presencia en Bogotá de un avión movilizado por el Gobierno de Francia para una misión humanitaria que busca dar asistencia médica a la colombo-francesa Íngrid Betancourt y a otros rehenes enfermos.

No habrá más liberaciones unilaterales de secuestrados, porque "después de tantas muestras fehacientes de nuestra voluntad política por encontrar salidas al conflicto, se nos responde con infamias y maledicencia", señalaron Granda y Santrich.

Los insurgentes aludieron a las operaciones humanitarias de los pasados 10 de enero y 27 de febrero, en las que entregaron a cinco ex congresistas y a la ex candidata a la Vicepresidencia Clara Rojas, antigua compañera de fórmula electoral de Betancourt, retenida desde febrero de 2002.

Los seis fueron liberados ante delegados del presidente venezolano, Hugo Chávez, quien hasta noviembre pasado medió en la búsqueda de un acuerdo que permitiera la liberación de los rehenes "canjeables", que ahora suman 40, entre ellos Betancourt y tres estadounidenses.