Compartir

La moción 'ética' consensuada por PSE y PNV, en la que se insta a la dimisión a los cargos de Acción Nacionalista Vasca, fue rechazada hoy en el Ayuntamiento de Eskoriatza (Guipúzcoa) gracias el voto de calidad del alcalde, Pedro Lasagabaster (ANV), al empatar los votos contrarios al texto de ANV, y los favorables de PNV, PSE y EB.

Por su parte, una edil independiente se abstuvo.
ANV gobierna en Eskoriatza con cuatro concejales, mientras que PNV cuenta con dos ediles, EA otros dos, y PSE, AEAE (Independientes) y EB/Aralar tienen uno, respectivamente.

De los dos ediles que obtuvo Eusko Alkartasuna en los comicios, uno dimitió y no ha sido sustituido y el otro está de vacaciones, por lo que tampoco acudió al pleno de hoy.
Por su parte, ANV presentó una moción "alternativa" a la de PSE y PNV, en la que se recogía el texto íntegro de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que fue aprobada por todos los grupos.

El pleno contó con público de la izquierda abertzale, pero en esta ocasión no se mostraron carteles de ANV.

En el segundo punto del orden del día, se leyó la 'moción ética' de PSE y PNV, momento en que el alcalde criticó la actitud "hipócrita" de presentar la misma, y denunció que se critique la ética de ANV. "Presentar una moción de este tipo y que se cuestione nuestra calidad democrática es vergonzoso", afirmó.

Del resto de grupos municipales sólo intervino el edil de EB, Juan Luis Merino, quien justificó su apoyo a la 'moción ética' señalando que su formación rechaza toda la violencia. "El fin no justifica los medios y no es posible construir un futuro de la sociedad vasca sobre la sangre", dijo, para añadir que aunque EB defiende la autodeterminación, "por encima de todo" defiende el derecho a la vida.

Asimismo, criticó que "no resultan creíbles los que claman por el pueblo vasco y a continuación callan ante ETA cuando ésta asesina", para pedir finalmente a ANV que rechace rotundamente la violencia y "plante cara" a ETA.

Por su parte, el grupo de ANV presentó para su votación una moción que recoge la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que justificaron en que "quien no apruebe esa moción, que dimita", al igual que pedía la de PNV y PSE-EE.

"La moción de PNV y PSE no es suficiente y, si lo que se trata es de ser democráticos y éticos, presentamos esto, porque quien no lo apruebe, no tiene lo que hay que tener para representar al pueblo", manifestaron, para preguntar "qué documento existe sobre derechos humanos mejor que éste".

Los ediles del resto de grupos mostraron sus sorpresa ante esta moción pero finalmente la aprobaron, lo que fue recibido por aplausos del público.