Compartir

Tal día como hoy hace 35 cinco años, Martin Cooper, un gerente de sistemas de Motorola se disponía a hacer la primera llamada de teléfono móvil desde una transitada esquina de Nueva York. Un pequeño gesto que revolucionaría para siempre el mundo de las comunicaciones.

Hoy más de 3.000 millones de personas en todo el mundo utilizan un teléfono móvil y, aunque todavía no llevamos conexiones inalámbricas adheridas al cuerpo, tal y como soñaba el inventor, lo cierto es que ya hacemos fotos, navegamos por Internet y hasta podemos la televisión.
Era un ‘zapatófono’Cuenta Motorola en su página que sus años de experiencia previa en las comunicaciones radiofónicas les permitieron desarrollar este invento antes que nadie. Más peliaguda fue la cuestión del diseño de estos primeros terminales, los llamados modelos DynaTAC. Como nunca se había concebido nada similar, los especialistas diseño de la compañía tuvieron que reunirse varias veces con Cooper hasta que su director, Rudy Krolopp, pudo finalmente gritar ¡eureka!

Según Krolopp ellos mismos lo llamaban ‘zapatófono’ (shoe phone) por la similitud del teléfono con una bota. Pesaba nada menos que 800 gramos y no permitía más que 30 minutos de conversación. A juzgar por estos datos y las fotos, no era tan móvil…

Una larga esperaEste año tenemos otra efeméride: el 25 aniversario del primer móvil en el mercado, en septiembre de 1983. Y es que hubo que esperar 10 años para disfrutar del genial invento, después de dar los últimos retoques a la tecnología y de que la Comisión Federal de Comunicaciones aprobase la patente del célebre DynaTAC 800X.

Hasta aquel momento lo más parecido eran los ‘teléfonos de coche’, que vendían varias marcas conocidas, entre ellas la propia Motorola o Nokia, y que consistían en unos aparatosos armatostes concebidos para acompañar a los ‘ejecutivos’ en sus viajes de uan reunión a otra.

Nada que ver con los modelos ‘ultrafinos’ de hoy o las formas plegables que promete el futuro de la mano de la nanotecnología.