Compartir

La Universidad de Pensilvania (EEUU) destruye la fantasía de que una relación sexual es 'la bomba' si dura toda la noche. Los autores del estudio han recogido las experiencias sexuales de cientos de personas que, a lo largo de los años, han hablado de sus relaciones íntimas con psicólogos, terapeutas,… y las conclusiones son meridianas.

Más de 15 minutos es "demasiado"

Así lo manifiestan la mayoría de los encuestados. Pero es necesario aclarar que este lapsus de tiempo no incluye preliminares. Es decir, ni besos, ni caricias ni sexo oral. Se refiere exclusivamente a la penetración. 

De la investigación se desprende que un acto sexual de entre 1 y 2 minutos es considerado "demasiado corto"; de entre 3 y 7 minutos es "adecuado"; el que dura entre 7 y 13 es "deseable" y el que se prolonga de 15 a 30 minutos se considera "demasiado largo".

Todos más relajaditos

Tras analizar todos estos resultados, los científicos aseguran que la mejor conclusión al informe es que, en cuanto al asunto de la duración del acto sexual, se le puede evitar a la gente el estrés y la presión de los 'récords' que (supuestamente) se deben alcanzar para considerarse un buen amante.

De hecho, esta presión es la casuante, en innumerables ocasiones, de que nuestras relaciones sexuales no sean del todo óptimas. Cualquier actividad, sea la que sea, siempre se lleva más rápidamente a buen puerto cuando no estamos presionados. En el sexo, igual.