Compartir

La curia romana disfrutó hoy de uno de los platos estrella de la gastronomía gallega en la embajada de España. Como colofón a unas jornadas de promoción turísitca, y con el embajador español, Francisco Vázquez, como anfitrión, el regidor La lín (Pontevedra), Xosé Crespo, invitió a los altos jerarcas de la curia vaticana a dar cuenta de un cocido gallego.

El propio Crespo bajó a la cocina de la embajada para supervisar la elaboración del menú, que incluye sopa, diversos tipos de carne de cerdo y ternera, garbanzos, grelos y cachelos (patata cocida).

Antes del convite, Xosé Crespo realizó una ofrenda floral ante la estatua del Apóstol Santiago, en la capilla de Santa María de Montserrat de los Españoles, en Roma.

Embajador de Galicia

La representación vaticana estuvo compuesta por cuatro cardenales, varios arzobispos y obispos. También asistieron el embajador de España ante la República Italiana; los directores de la Real Academia de España, del Instituto Cervantes, de la Escuela Española de Historia y Arqueología, y de otras instituciones españolas presentes en Roma.
El objetivo central del viaje institucional que el alcalde de Lalín realiza se centra en dar un nuevo impulso a la Feria del Cocido y tratar de abrir las puertas al turismo mundial mediante la divulgación de la gastronomía lalinense en el exterior.

Desde su nombramiento como embajador ante la Santa Sede, Francisco Vázquéz se ha convertido en un incansable promotor de la cultura gallega en El Vaticano. Además de promover visitas de varias instituciones coruñesas, ha logrado que su amigo Amancio Ortega, dueño de Inditex, haya financiado con 1,5 millones de euros la reforma de la fachada del Palazzo di Spagna, sede de la Embajada, sitúada en Roma, en plena plaza de España.