Compartir

El ministro de Asuntos Exteriores de Macedonia, Antonio Milososki, anunció hoy que la delegación abandonará la Cumbre de Bucarest en protesta por no haber sido invitado a ingresar en la OTAN debido a la negativa griega a aceptar que su país tenga el mismo nombre que una de sus provincias.

"A nadie le importa que nuestros soldados arriesguen su vida en misiones de la OTAN con el nombre de Macedonia en sus uniformes", destacó un enojado Milososki en rueda de prensa.
Skopje tiene desplegados en la actualidad 130 soldados en la operación aliada en Afganistán.

El ministro consideró "muy lamentable" para "los principios democráticos" que Macedonia haya sido "castigada no por lo que ha hecho sino por lo que es".

"Nuestro país es la República de Macedonia, y así será para siempre", aseveró Milososki, que agradeció los "sinceros esfuerzos" del presidente de EEUU, George Bush, para promover su entrada en la OTAN junto a los otros dos candidatos, Albania y Croacia.

Lamentó que sin embargo que "el irrelevante argumento griego de los viejos tiempos" haya prevalecido sobre cuestiones serias y como la estabilidad de los Balcanes.

Continuará trabajando por la estabilidad regional 

No obstante, subrayó que Macedonia seguirá trabajando por la estabilidad regional en un momento complicado tras la autoproclamada independencia kosovar.
Grecia ha vetado en la Cumbre de Bucarest la entrada de Macedonia en la organización, porque teme futuras presiones expansionistas sobre su provincia del mismo nombre.

Los aliados han instado a ambas partes a continuar con las conversaciones para desbloquear este contencioso.