Compartir

El presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, ha calificado hoy de "paso positivo" la decisión del líder del PNV, Iñigo Urkullu, de impulsar en los ayuntamientos mociones  contra ANV si no condena la violencia, aunque ha demandado un cambio ético en el Consistorio de Arrasate (Guipúzcoa).

Rodríguez Zapatero se ha referido a la decisión de Urkullu, que se produjo después de que el PNV no quisiera apoyar la moción de censura de los socialistas para desbancar a ANV de la Alcaldía de Arrasate por no haber condenado el asesinato por ETA del ex edil de la localidad Isaías Carrasco.

Para Zapatero, la postura del presidente del PNV "es un paso positivo", pero "no es el último que se tiene que producir", ya que, desde su punto de vista, "lo que tiene que haber es un cambio en la Alcaldía de Mondragón, un cambio democrático, ético, para cualquier ciudadano demócrata y de buena fe".

"Eso se tiene que producir", ha insistido el presidente del Gobierno, quien, no obstante, ha vuelto a valorar la posición de ayer del presidente del PNV y a calificarla otra vez de "paso positivo"