Compartir

El 27 de noviembre de 2000 Nevis Polanco acudió al médico y éste le dijo: "Las crisis de fiebre que te dan es porque padeces sida", según informa el periódico  colombiano 'El Tiempo'. Ocurrió en una clínica de Barranquilla (Colombia) y en ese justo momento a Nevis le cambió la vida… injustamente. El médico en cuestión se basó en los análisis de un laboratorio para hacer el diagnóstico. Unos análisis que eran erróneos.

Su marido la abandonó

Nevis tenía 24 años, un marido y tres hijos. Al conocer la noticia, su esposo la abandonó y se fue a vivir a Venezuela. Pero algo le decía a Nevis que no tenía ese virus. Por eso, además de luchar por sacar a adelante a sus hijos, empezó a informarse sobre el VIH, hasta que se dio cuenta de que sus síntomas no eran los que se describían para esa enfermadad. Se hizo varios análisis, costosos, que el año pasado finalmente le dieron esperanza: no tiene sida.

Ahora ha denunciado al laboratorio que le  hizo los análisis porque, además, la medicación asociada a enfermos de sida le ha dejado varias consecuencias negativas en su salud: hipertensión, fallos en los riñones y una ligera deformación en la cara.

Su marido ha regresado a su lado, pero difícilmente Nevis se va a recuperar de lo que ha padecido los últimos cinco años por un error en un análisis de sangre.