Compartir

China reabrirá el Tibet al turismo el próximo 1 de mayo, tras el bloqueo de la región impuesto por Pekín ante las protestas tibetanas iniciadas el 10 de marzo, seguidas por los disturbios y la represión en Lhasa, según anunció la agencia oficial china, Xinhua, que cita fuentes del Buró de Turismo.

El Gobierno chino exige un permiso especial para que los turistas puedan acceder a la región tibetana, donde en las revueltas del mes de marzo perdieron la vida 19 personas, según Pekín, y 140 según el Gobierno tibetano en el exilio.

Las protestas de los monjes tibetanos, pacíficas según los convocantes -que conmemoraban la salida al exilio del Dalai Lama-, fueron seguidas por saqueos contra establecimientos de propietarios de la etnia Han, la mayoritaria en China, así como contra edificios oficiales.

Las autoridades de Pekín ya cerraron el Tibet durante varios meses en 1989 a los visitantes, incluidos los periodistas, debido a las revueltas de los tibetanos. El Tíbet recibió en 2007 unos 4 millones de turistas, cifra superior en un 60 por ciento a la de 2006.