Compartir

El camión-bomba era conducido por un suicida contra un puesto de control
cerca de Mosul, 400 kilómetros al norte de Bagdad, según han informado fuentes policiales, que cifran en siete el número de fallecidos y en 12 el de heridos.

Sin embargo, de acuerdo con un comunicado del Ejército de EEUU,
el número de muertos en el atentado fue de cinco, mientras que los
heridos ascendieron a 19, de los que 10 eran militares.

Según las fuentes iraquíes, el suicida empotró anoche el camión
lleno de explosivos contra un puesto militar en la aldea de Adaya,
cuando los soldados estaban registrando los vehículos civiles que
atravesaban la barrera.

Los heridos, entre los que, según estas fuentes, hay tres
soldados iraquíes, fueron trasladados a hospitales y centros médicos
de la cercana Mosul, uno de
los principales feudos
de Al Qaeda en Irak.