Compartir

"No es el resultado que deseábamos, ni el ideal, pero tampoco algo inesperado, teniendo en cuenta casos similares anteriores", destacó Li Jingsong, uno de los defensores de Hu, al confirmar la sentencia, dictada por un tribunal de Pekín.

Li Fangping, otro de los abogados de Hu, señaló que el disidente tiene 10 días para apelar la sentencia, aunque su defendido todavía no ha decidido si lo hará.

El primero de los letrados destacó, al conocerse la sentencia, que su defendido es "un hombre sencillo y bondadoso que ha llegado a un nivel en el que ama a todos, incluidos sus enemigos, y perdonará a las personas que le han perjudicado".

"También asume errores y responsabilidades", destacó Li, pese a que Hu, durante el proceso, se declaró inocente de los delitos de subversión.

Hu, junto con su esposa, Zeng Jinyan (24 años), otra conocida activista, se ha convirtió en los últimos años en una de las voces más críticas contra Pekín, y uno de los más abiertos a hacer declaraciones a los medios de comunicación extranjeros.

Varias de las entrevistas que concedió a esos medios fueron usadas por la acusación para pedir la condena por "incitación a la subversión contra el Estado", un delito que con frecuencia es aplicado a disidentes y presos de conciencia en China.