Compartir

El presidente del Banco Mundial, Robert
Zoellick, instó hoy a una acción global coordinada frente a los
elevados precios de los alimentos que, junto con el encarecimiento
de la energía, amenazan con desestabilizar a 33 países en el mundo.

Entre esos países figuran algunos latinoamericanos como
Argentina, Venezuela y Panamá, además de otras naciones alrededor
del mundo como Pakistán, Congo, Túnez, Sri Lanka o Yemen.

Zoellick mencionó esa acción coordinada como una de las cuatro
medidas necesarias de forma inmediata para edificar una
globalización sostenible
y minimizar las amenazas de la actual
crisis financiera internacional sobre el mundo en desarrollo.

Acuerdo global de comercio

Así, instó a llegar a un acuerdo global de comercio en el marco
de la ronda de negociaciones de Doha, que debe alcanzarse "ahora o
nunca"
y que podría ayudar a reducir la distorsión de los subsidios
agrícolas y a abrir los mercados a las importaciones de alimentos.

Además, solicitó mejorar la transparencia del sector de materias
primas
en el mundo en desarrollo para que este contribuya a impulsar
más el crecimiento.

En la cuarta de sus propuestas, pidió que los fondos soberanos,
vehículos financieros controlados por los gobiernos, inviertan una
pequeña parte de sus recursos en África.

Incertidumbre económica

Su discurso en un hotel de la capital estadounidense llega en
vísperas de la reunión de primavera del BM y el Fondo Monetario
Internacional
, que se celebrará la próxima semana en Washington, y
en medio de una gran incertidumbre económica a nivel mundial.

Zoellick se hizo hoy eco del malestar que se respira a raíz de la
actual crisis
, aunque señaló que "China, India y otras potencias
económicas emergentes ofrecen polos alternativos de crecimiento para
la economía global".