Compartir

Las Juntas de Guipúzcoa (JJGG) han
inaugurado hoy en su sede de San Sebastián una escultura dedicada a
las víctimas del terrorismo en un emotivo acto al que han asistido
políticos y numerosos representantes de este colectivo
, entre ellos
la viuda y la hija mayor del ex edil socialista Isaías Carrasco.

La presidenta de las JJGG , Rafaela
Romero; el diputado general de la provincia, Markel Olano; la
portavoz del Gobierno Vasco, Miren Azkarate; el Ararteko, Iñigo
Lamarca, y el alcalde donostiarra, Odón Elorza, son algunos de los
representantes institucionales que se han sumado a esta ceremonia, a
la que han acudido junteros y concejales de PSE, PNV, EA, PP, EB y
Aralar.

También han estado presentes dirigentes de formaciones políticas,
entre ellos los socialistas Patxi López, Jesús Eguiguren y Miguel
Buen; así como Regina Otaola (PP), Iñaki Galdós (EA) y Antton
Karrera (EB).

Asistencia de numerosas víctimas

El acto ha contado asimismo con la asistencia de numerosas
víctimas del terrorismo, entre las que se encontraban la viuda y la
hija mayor de Isaías Carrasco
, Marian Romero y Sandra,
respectivamente.

La presidenta de la Asociación 11-M, Pilar Manjón, y la de la
Fundación Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundua, han acudido
a este homenaje, en el que han estado representadas asociaciones de
víctimas procedentes de Euskadi, Andalucía, Extremadura, Canarias o
Cataluña.

El objetivo de este acto era inaugurar un conjunto escultórico
creado por el artista vasco Iñaki Olazábal en memoria de todas las
víctimas del terrorismo y la violencia.

Frente a la  "sinrazón" del terrorismo

Frente al monumento, Rafaela Romero se ha dirigido a los
presentes para decirles que, aunque tienen ideas diferentes y
"sensibilidades" que les separan en el debate político, sí tienen
algo que les "une", que es la "memoria y el recuerdo a unas
víctimas"
que han demostrado "la sinrazón de la violencia".

"Ellas nos piden unión frente al terrorismo, ellas claman por un
futuro mejor"
y "esta escultura nos recordará cada día que, en
silencio, están gritando paz y libertad", ha agregado Romero.

Tras la intervención de Romero, los asistentes han guardado un
minuto de silencio y han llevado a cabo una ofrenda floral ante el
conjunto escultórico de Iñaki Olazábal, integrado por tres piezas a
escala humana, construidas en zinc,
que busca evocar la pluralidad
del colectivo afectado por el terrorismo y la violencia de
naturaleza diversa.