Compartir

Los jefes de estado o gobierno de la OTAN
han comenzado esta noche su cumbre con una cena de trabajo en la que
examinan la ampliación de la Alianza hacia los Balcanes y el
desarrollo de la misión en Afganistán, entre otros asuntos, según
portavoces aliados.

La cena, que se celebra en el Palacio presidencial de Cotroceni,
reúne en torno a la mesa sólo a los veintiséis líderes, sin ningún
ministro ni asesor, y está presidida por el secretario general de la
organización, el holandés Jaap de Hoop Scheffer.

Cena decisiva 

El carácter "informal" de esta cena de trabajo no permite adoptar
decisiones hasta que se reúna mañana formalmente el Consejo del
Atlántico Norte, pero puede resultar decisiva para superar las
diferencias que separan todavía a los Aliados en relación
fundamentalmente con la ampliación.

Los Veintiséis han llegado a Bucarest sin acordar a cuántos de
los tres países candidatos –Croacia, Albania y Macedonia– invitarán
oficialmente mañana a iniciar las negociaciones de adhesión.

Tampoco existe un consenso sobre cómo responder a las
aspiraciones de los gobiernos de Ucrania y Georgia, que pretenden
iniciar ya el proceso de preparación para el ingreso en la Alianza.

Zapatero ya está en Rumanía 

El jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, fue recibido hoy por el presidente de Rumanía, Traian Basescu, y por el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, a su llegada al Palacio Cotroceni de Bucarest, donde tendrá lugar la cena de inauguración de la cumbre de la Alianza.

Zapatero llegó a la sede de la Presidencia de Rumanía, donde están invitados los 26 jefes de Estado y de Gobierno de los países aliados.
Entre ellos estará el presidente estadounidense, George W. Bush, con quien se espera que Zapatero pueda mantener un "encuentro informal", después de que el mes pasado los dos quedaran en "charlar" aprovechando que coincidían en Bucarest.

Cuando todos los asistentes a la cena se encuentren en el Palacio Cotroceni, tendrá lugar la primera foto de familia de esta cumbre, la mayor de la Alianza Atlántica en sus 59 años de historia.

Temas sobre la mesa

Los aliados y los países invitados analizarán la misión de la OTAN en Afganistán, la ampliación de la Alianza a Croacia, Albania y Macedonia, la aproximación de Ucrania y Georgia y la situación en Kosovo.

España tiene desplegados 778 efectivos en Afganistán y no tiene previsto ampliar ese contingente, según ha avanzado ya el Ejecutivo.

Respecto a Kosovo, cuya declaración unilateral de independencia en febrero pasado no ha sido reconocida por el Gobierno de Zapatero, la intención de España es mantener las tropas integradas en la misión de la OTAN e insistir en la necesidad de que ésta sea totalmente neutral ante el estatus del territorio.

Zapatero asiste a esta cumbre acompañado de los ministros de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y de Defensa, José Antonio Alonso.

El jefe del Ejecutivo español tiene previsto regresar a Madrid el jueves por la noche, un día antes de que finalice la cumbre, para presidir el viernes la última reunión de su Consejo de Ministros en funciones y acudir después al Palacio de la Zarzuela.
El Rey cerrará con él la ronda de consultas para la investidura del presidente del Gobierno.