Compartir

Los jóvenes que tienen dificultades para vivir en castidad deberían comer menos carne, ya que ésta "tiene influencia sobre los deseos sexuales", según el obispo auxiliar holandés Everard de Jong.

En la edición de abril de la revista holandesa para jóvenes católicos Omega, de Jong ofrece consejos "que ayudan de verdad" a abordar problemas con la castidad.

Para no ceder a sus deseos carnales, los jóvenes pueden pedir ayuda a "Dios, la virgen María, o a otros santos o ángeles", reveló el obispo auxiliar. También rezar por las personas por las que uno se siente atraído puede hacer milagros.

Relación entre gula y sexualidad

De Jong indicó que los padres de la Iglesia hablaban a menudo sobre la relación entre la gula y los deseos sexuales, y aseguró que "sobre todo la carne estimularía la libido".
Según el clérigo, los sentimientos sexuales se originan a menudo por pensamientos impúdicos y en estos casos aconsejó a los jóvenes que intenten "romper la tensión mediante una broma (¡decente!)".