Compartir

El panorama del crecimiento económico de Estados Unidos ha empeorado desde enero y no puede desecharse la posibilidad de una recesión, afirmó hoy el presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke.

"No parece probable que el Producto Interior Bruto (PIB) crezca mucho, si es que crece, en la primera mitad de 2008 y aún podría contraerse un poco", dijo Bernanke ante el Comité Económico Conjunto del Congreso.

El funcionario añadió que "está claro que la economía de Estados Unidos pasa por un período muy difícil", pero evitó mencionar la palabra "recesión".

Bernanke dijo a los legisladores que el respaldo de la Reserva Federal al sustento del banco de inversión Bear Stearns siguió a un aviso, el 13 de marzo, de que la entidad "tendría que solicitar la bancarrota al día siguiente".

La Reserva, que desde diciembre ha inyectado más de 400.000 millones de dólares en el sistema financiero para sustentar la liquidez, respaldó con 30.000 millones de dólares la adquisición de Bear Stearns por parte del banco JP Morgan.

Confianza 

Bernanke dijo que el banco central estadounidense espera que la economía de EEUU retorne en 2009 al ritmo de crecimiento que ha tenido en el largo plazo, pero añadió que "a la luz de la turbulencia reciente en los mercados financieros, la incertidumbre en esta proyección es alta, y persisten los riesgos de un deterioro".

En una decisión de emergencia, el 16 de marzo la Reserva aprobó el préstamo que garantiza los activos de Bear Stearns, incluida su cartera de títulos respaldados por hipotecas de alto riesgo.