Compartir

Esta organización ha presentado este miércoles un informe en el que expone que han aumentado la represión y las violaciones de derechos humanos en ese país a cuatro meses de la celebración en Pekín de los Juegos Olímpicos, y pide a la Comunidad Internacional y al Comité Olímpico que "expresen su preocupación, o si no su silencio se podrá interpretar como una aprobación tácita".

Creemos que ni la Comunidad Internacional ni el olimpismo han hecho los deberes que dijeron que iban a hacer cuando se decidió que Pekín celebrara los Juegos", ha dicho el director de AI España, Esteban Beltrán, por lo que ha pedido que se aumente "la presión sobre las autoridades chinas" para que adopten "medidas positivas" con respecto a de los derechos humanos.

"El Gobierno español es uno de los más activos miembros de la conspiración del silencio", asegura el director de Amnistía, aunque "las autoridades españolas mantienen un nivel de interlocución importante con las chinas".

"Pese a eso, no han hecho ninguna declaración pública consistente sobre los derechos humanos en China, expresando su preocupación por lo que ha ocurrido en el Tíbet y en las provincias vecinas en los últimos días", añade Beltrán, quien opina que "todavía está a tiempo de hacerlo".