Compartir

La Comisión Nacional de Competencia ha abierto expedientes contra la Federación de Industrias Alimentarias y de Bebidas (FIAB) y seis asociaciones dependientes de ésta, así como contra la Organización Interprofesional de Avicultura de Carne de Pollo del Reino de España (Propollo), la Organización Interprofesional del Huevo y sus productos (INPROVO) y la Asociación de Fabricantes de Pan del Principado de Asturias.

La Comisión reconoce que no ha encontrado pruebas de la existencia de acuerdos explícitos entre los productores o comercializadores de alimentos para elevar los precios, aunque sí cree que algunas de sus prácticas pueden haber vulnerado el artículo número 1 de la Ley de Defensa de la Competencia, es decir, que habrían "restringido, limitado o impedido la competencia".

En el comunicado remitido por la Comisión, este organismo
recuerda que debe tenerse en cuenta que, de acuerdo con la
jurisprudencia nacional y comunitaria, las acciones de las
asociaciones de empresas "se consideran también acciones de sus
asociados", y abre un plazo máximo de dieciocho meses para la
instrucción y la resolución de los expedientes.

El pasado otoño, la CNC inició de oficio una serie de
investigaciones tras observar la tendencia alcista del precio de
varios alimentos básicos desde mediados de 2007.