Compartir

Hasta 18 vuelos interprovinciales de la compañía Eastern China en Yunnan, al sur del país, regresaron a su origen tras despegar el 31 de marzo por causas atribuidas por los pilotos a las condiciones meteorológicas pero que pudieran ocultar motivos laborales, informó hoy el periódico Nuevo Pekín.
Los pasajeros de dichos vuelos fueron informados antes de aterrizar de que regresaban al punto de origen, circunstancia que causó una congestión en el aeropuerto de Kunming, capital de Yunnan.
La huelga está prohibida en China por lo que la eventual protesta no puede hacerse pública ni las empresas desean que llegue el malestar al conocimiento del público por lo que la compañía aérea apoyó la versión pública de los pilotos de que los problemas de ese día fueron debidos al clima.
Según Li Lu Rong, portavoz de la compañía en la provincia sureña china, los aeropuertos de Yunan, que se encuentra en una meseta, son de complicado acceso si las condiciones climatológicas no son buenas.
Sin embargo, los vuelos a los mismos destinos efectuados por otras compañías salieron y aterrizaron con normalidad.
Según un trabajador de la compañía aérea, cuyo nombre no fue revelado, lo que sucedió esta relacionado con "una carta que circula entre los pilotos que piden una mejora de las condiciones laborales".
La Administración General de Aviación Civil de China convocó una reunión de urgencia y anunció el envío de consejeros psicológicos para ocuparse del estado de ánimo de los pilotos, dijo el diario.
Además de destacar que investigará lo ocurrido, anunció que castigará severamente "al líder de los hechos" hasta con la retirada de por vida de la licencia para volar.