Compartir
Expertos en los trompazos
televisados, los anfitriones de los Juegos Olímpicos de este año serían los
favoritos en competiciones como las del programa Humor Amarillo. Aunque sólo sea
por la ausencia de miedo ante los peores peligros.