Compartir

Familiares, amigos y compañeros de Carlos Chivite han despedido hoy con tristeza al senador y secretario general del PSN-PSOE, fallecido ayer a los 51 años tras sufrir una hemorragia cerebral, en un multitudinario funeral oficiado en su localidad natal de Cintruénigo.

La Iglesia Parroquial de San Juan Bautista se ha quedado pequeña para albergar a las numerosas personas que se han desplazado hasta este población navarra, que hoy ha vivido una jornada de luto oficial en memoria de quien fue su alcalde durante ocho años, cuyos restos mortales serán incinerados en Tudela.

El presidente y miembros del Gobierno de Navarra, así como del Parlamento, arroparon a la viuda y a las dos hijas de Chivite, junto al presidente del Senado, Javier Rojo; el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, los dirigentes socialistas vascos Patxi López, Rodolfo Ares y Jesús Eguiguren, además de Ramón Jaúregui.

También se encontraban políticos de otros partidos, como el portavoz del Grupo Popular en el Senado, Pío García Escudero; los máximos dirigentes del PSN y una delegación de la Ejecutiva federal del PSOE, encabezada por el secretario de Política Municipal y Libertades Públicas, Álvaro Cuesta, e integrada por Pedro Zerolo, Juan Fernando López Aguilar y Carmen Hermosín, entre otros.

"Una figura entrañable" 

Álvaro Cuesta se ha sumado a los actos "en representación de todo el socialismo de España" porque Chivite, ha subrayado, "era una figura entrañable, era un hombre que se había volcado con las ideas progresistas, con las ideas del socialismo democrático y con la ciudadanía".

"Pero sobre todo, era un gran compañero, un compañero que hoy nos deja huérfanos, que es un espejo donde mirarnos, que es un ejemplo de entrega, de proximidad, de trabajo, de calor humano", ha subrayado Cuesta, quien ha asegurado: "Hoy estamos acompañando a un amigo que nos deja físicamente, pero que su recuerdo seguirá permaneciendo entre nosotros y desde luego no lo vamos a olvidar".

Autoridades y políticos habían visitado con anterioridad la capilla ardiente, instalada en el salón de plenos del Ayuntamiento, que hoy ha exhibido sus banderas a media asta y con crespón negro en señal de duelo.

Desde ayer, han sido numerosas las personas que han desfilado ante el féretro, que estaba rodeado de numerosas coronas y ramos de flores procedentes de toda España y que, pasadas las 19:30 horas, fue sacado a hombros del Ayuntamiento por compañeros del PSN y amigos para ser trasladado a la Iglesia Parroquial, donde se oficiaron los funerales.